Buscar
  • L.Int. José Luis Rubio

¿Cuál es el mejor piso para mi cocina?

Seguramente en algún momento has pensado en renovar los pisos de tu cocina, pero... ¿conoces todas las opciones disponibles? ¿sabes las ventajas y desventajas de cada tipo de piso para elegir correctamente? Sigue leyendo y descubre la increíble variedad de pisos que puedes utilizar.

1. Cerámicos

Estos pisos -hechos de arcilla- son extremadamente durables y muy versátiles, al existir decenas de miles de modelos, tamaños y colores. Los hay para todo tipo de presupuesto y son ideales para cocinas gracias a su facilidad para limpiarse y su resistencia a impactos y al uso rudo, lo que los hace la opción más popular. Desafortunadamente, si pasados algunos años quieres renovar tu piso, será una tarea «engorrosa», costosa y tardada.



2. Laminados

Hasta tiempo los pisos laminados eran exclusivos para zonas secas como salas y recámaras, debido a que por su fabricación absorbían líquidos con mucha facilidad. Afortunadamente, hoy en día muchos pisos laminados se elaboran con capas y resinas más resistentes y sin mayor inconveniente podemos instalarlos en cocinas, siempre y cuando nos aseguremos de que el piso elegido cuenta con certificación para zonas húmedas. Son una gran alternativa para darle un ambiente cálido a tu cocina.


3. Vinílicos

Los pisos vinílicos han evolucionado con el tiempo, existiendo una gama impresionante de dónde elegir. Estos pisos son totalmente impermeables, resistentes a manchas y rasguños y se limpian con extrema facilidad. Duran más que un piso laminado pero menos que un piso cerámico, en promedio de 15 a 25 años dependiendo en su cuidado. Son bastante fáciles de instalar, habiendo algunos autoadheribles que tú misma puedes colocar ahorrándote algo de dinero en mano de obra.


4. Maderas

Si te gusta la sensación de la madera natural puedes optar por instalar duela, siempre y cuando se le apliquen las resinas necesarias para resistir derrames de líquidos y de sustancias que normalmente tenemos en la cocina. La madera natural luce mucho más lujosa y cálida que cualquier otro material, además de ser ecológica, reciclable y durable por décadas. Te recomendamos usar madera si quieres darle a tu cocina un toque rústico, cálido y acogedor, con la condición de seguir todas las medidas necesarias para cuidarlos y mantenerlos en óptimas condiciones por mucho tiempo. Ten por seguro que no te arrepentirás.


5. Mármoles

Los pisos de mármol, al igual que los cerámicos, son altamente recomendables para zonas húmedas como cocinas y baños. El mármol posee una elegancia inigualable, sumado a su gran resistencia a la humedad y a impactos fuertes. Quizás su único y mayor inconveniente es que puede deteriorarse con el tiempo si se encuentra en zonas de mucho tráfico o si se utilizan químicos no aptos para su limpieza. Te lo recomendamos para cocinas muy elegantes, modernas y clásicas.


6. Concreto

El concreto pulido es una de las opciones más populares en los últimos años. Se aplica con relativa facilidad y es muy resistente a la humedad, a las manchas y se limpia con poco esfuerzo, todo esto siempre que se mantenga pulido y con su recubrimiento adecuado. Si tienes una cocina moderna esta sin duda es tu mejor alternativa, ya que además te durará sin problema más de diez años con el cuidado apropiado.


Más allá de simples materiales, las opciones que acabamos de repasar son elementos fundamentales que repercuten en la experiencia que vives en tu cocina y en la inversión que hagas en tu hogar. Si aún tienes dudas sobre qué materiales colocar en tu casa, contáctanos y con gusto te asesoramos.

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo